You are currently browsing the category archive for the ‘Poesía’ category.


La lluvia cae sobre el piso
mojando de rojo lo blanco
manchando la belleza con el jolgorio,
regocigo inconsciente
de masas envalentonadas.

A veces corro en silencio
en mi mente, corro huyendo
con la muerte pregonada
en un papel de periódico.

Nací así de pelo negro
de ojos chicos y de astas hastiadas
y moriré de rojo fiesta
con placer de otros y duelo mío. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

La mirada perdida en el vacío reflectante, el alba miraba al espejo y se creía ocaso, dominándome cual titiritero con hilos espectrales.
Contemplando el macrocosmos interior, siendo quien no creo ser, los pensamientos exigen reciprocidad.
Viajando a 29,5 kilómetros por segundo, es difícil mantener un equilibrio, pero me mantengo firme intentándolo. Lee el resto de esta entrada »


Perdí la razón y el tiempo pareció escapar de mi vida,
dejé de dormir para soñar a intervalos,
pisé la cuerda floja de la moral y creí caer
y sí caí fue en sus brazos por la voluntad del destino.

Una vez allí, en la telaraña del amor,
ni el miedo pudo alertarme de los peligros
y la muerte o la locura eran la única salida,
negándoseme la muerte enloquecí al ritmo de sus besos. Lee el resto de esta entrada »


Mirando al fondo del abismo supe que te encontraría, una suave neblina me llevaría hasta vos.

Inciertos caminos hube de tomar. En escarpados senderos, titanes petrificados me miraban de reojo, intuyendo mis intenciones, saboreando lo cercano de mi extinción en tan peligrosos trechos. Lee el resto de esta entrada »


by Dolitz

La brisa hace bailar las cortinas…

Dejando entrar la luz de ese mundo ajeno a mí,

dejando entrar tu estúpido recuerdo.

Donde yaces lo desconozco,

no, tampoco me preocupa…

Sólo me consume esta jodida melancolía,

la cúal aborrezco, tal y cómo te odio a ti.

El tiempo me daba igual,

hasta que me perdí  por el camino

entre rostros grises y ojos fríos.

Lee el resto de esta entrada »


En las arenas del tiempo él se arrastra, sin pausa, sin prisa, sin rumbo más que el de continuar vivo hasta el final. Culto sin fin a la gran unidad, el gran devoto da. Sapiente del misterio inexpresable, de dar más y recibir menos. Aunque se voltee y patas arriba quede, tarde o temprano se acomoda y continúa firme su marcha.
Admira la playa eterna, cuna de sus ancestros. – .
Resplandores sintéticos, por veces lo ciegan, pierde el control, se desorienta.
Perdona tal indolencia y continúa su odisea.

Lee el resto de esta entrada »

AUTORES

VISITAS

  • 137,196 lecturas
A %d blogueros les gusta esto: