Aquel que se jacta de nunca haber sido derrotado, de ser el guerrero más poderoso.Probará el dolor más agudo en la caída más profunda.

Me atreví a mirar fijamente al sol. Desafiando su omnipotencia, clavé mis pupilas directo a sus rayos ultravioletas…
La batalla duró segundos, sabemos quien cayó en desgracia. Tal acto de bravura, no fue más que la pura insensatez de quien no tiene experiencia.

Perdiendo batallas, es como uno gana conocimientos.
Recorriendo los senderos mas accidentados, mi espíritu se engrandecerá. Soportando las más duras pruebas, seré yo mismo.

Sabré valorar y poner en balanza todo hecho.

Evolucionare según los azares de la vida. Mi falta de comprensión, se tornara sabiduría pura.
Estableceré el más sincero contacto con mi yo eterno, y podre ser transparente como las gotas del roció estival.

Sabré que la felicidad no existe, encontrare satisfacción y paz interior.
Los cuentos de hadas y los monstruos del control desaparecerán.

El miedo nos hiere más que las espadas. Liberare de cadenas mi consiente, y podrá volar sin límites.
Solo la inevitable caducidad del cuerpo material, será mi más mortal prueba. La única batalla, en la que no se gana ni se pierde.
Conduciré las 7 llaves por luz y oscuridad. Hasta que el equilibrio sea restaurado. Como un verdadero guerrero sorteare los designios del libro no escrito.
Mi sangre se evaporara, ante el ardiente placer de contemplar el camino por recorrer.
Un verdadero guerrero he de ser…

Anuncios