A Tijuana la presumen como una ciudad progresista, openminded, la ciudad tolerante, etc, etc… Cuando en realidad aquí se reproducen todos los errores, la ignorancia, el abandono, el miedo, la violencia en todos sus tonos y formas…

Me causa contrariedad el pensar en deshacerse de tanto rencor y resentimiento que causa este asqueroso panorama.No escuchan, no piensan, no ven, pareciera una ciudad de autómatas olvidados donde la rutina absorbente alcanza para sobrevivir en vez de vivir en plena conciencia, donde el salario mínimo es una mierda,  donde da igual si eres un calafiero o un licenciado si no tienes ¨compas¨o ¨conocidos¨que te puedan conseguir un buen jale ya te jodiste, donde las leyes no aplican o a veces ni siquiera existen, donde otros países vienen a construir los objetos que cuando sean chatarra volverán aquí tal vez para formar parte de algún yonke, casa reciclada o terminar formando parte del paisaje decadente de nuestra ciudad, y no es de asombrarse de donde viene tanta ignorancia, todas las enfermedades sociales que nos atacan día a día, la realidad nos golpea tan duro que nos apendeja a tal grado que ya no la percibimos…

Misma realidad está en constante cambio, no estática, como creemos que es cuando nos atrevemos a afirmar que nunca cambiará esta jodida realidad, por que nadie quiere, por que nadie la piensa pareciera que estamos en estático, la indiferencia nos está asfixiando, no es la perdida de valores como muchas personas de generaciones pasadas afirman, no, no es la falta de moral y buenas costumbres que es como disfrazan a la represión.

¿Qué se puede esperar del choque entre la causa y la consecuencia? Porque precisamente fueron esas generaciones las que nos han traído hasta este lugar tan jodido, y lo más extraño es como pueden darse cuenta que deben caminar, bañarse, cambiarse la ropa, trabajar… y no pueden darse cuenta de su realidad, no son capaces de concientizar sobre sus pasos y terminan echándole la culpa a alguien más de sus consecuencias.

Pero tampoco se trata de echarle la culpa al otro, sino de PROPONER nuevos panoramas, de construir primero en la realidad subjetiva propia para que sus frutos puedan llegar a los demás, desde aquí, desde ADENTRO es donde se puede lograr el cambio.

Me asombro aún al ver como las personas de mi ciudad se voltean a echarle mierda al gobierno, a la policía, al SISTEMA. Dicen que ellos no hacen nada bueno para la sociedad, que van detrás de sus propios intereses, que por que el fulano es del PAN no hace lo que haría un fulano del PRI. Por favor! ¿díganme quien no actúa de acuerdo a sus intereses?

Es una ingenuidad absoluta pensar que un hombre va a poder representar a todos los que se quedan callados, en las sombras y que no exigen ni madres!, cuando para empezar he visto a taxistas que no les interesa en que carril van o el tráfico que causan pero si los veo protestando contra el gobierno, que les sube el precio del diésel entre otras cosas.

Intereses, intereses, INTERESES! pero ojo no estoy diciendo que  trabajar por nuestros propios intereses esté mal sino ser una mierda de persona y esperar a que otra mierda de persona como tú vaya a lograr un cambio que nos beneficie a TODOS. Y con el ejemplo del taxista me quedo corto puesto que esto de pisotear al otro es algo que se da en todas las esferas sociales, al menos, aquí en México y más específicamente donde lo he visto, aquí mismo en tijuana!.

La mirada colectiva apunta hacia lo que ya no existe, lo que nunca funcionó ¿cómo vamos a lograr un cambio si ni siquiera hacemos una evolución de lo que nos sirve y lo que no? En el sentido de que seguimos reproduciendo un modelo OBSOLETO, putrefacto, desgastado, convencionalismo, etc etc. Es curioso como puedes ir a un bar y mirar a parejas ¨normalizadas¨casi cojiendo pero si dos homosexuales se besan te corren del lugar, esta anécdota con la que pueden identificarse infinidad de personas en tijuana es aún una realidad. O los carteles donde aparece una familia que no nos representa en lo absoluto… pero mierda queremos MIERDA NOS DAN!.

Y esto es una pequeña parte de las reproducciones del imaginario cultural en esta ciudad, que necesita un CAMBIO, pero de conciencias colectivas, un cambio que lentamente está sucediendo y que podría acelerarse si se encendieran más conciencias para cambiar este nefasto panorama, mi panorama, tu panorama… Que sí hay mucha porquería pero también poder de cambio, sólo hace falta que nos demos cuenta de nuestra conciencia, de nuestra realidad que no es ajena del todo a la de los demás, todos tenemos conflictos parecidos si no es que iguales desde nuestra propia subjetividad, por supuesto.

Anuncios