by Dolitz

La brisa hace bailar las cortinas…

Dejando entrar la luz de ese mundo ajeno a mí,

dejando entrar tu estúpido recuerdo.

Donde yaces lo desconozco,

no, tampoco me preocupa…

Sólo me consume esta jodida melancolía,

la cúal aborrezco, tal y cómo te odio a ti.

El tiempo me daba igual,

hasta que me perdí  por el camino

entre rostros grises y ojos fríos.

El tiempo deforma lo que toca,

yo, más desfigurada que nunca

escupo palabras de desconsuelo,

de ira, y mastico los sarcasmos

mas repugnantes que puede tragar mi gaznate.

La úlcera llevará tu nombre y otro día puede que pase…

Frente a este espejo practico mis muecas y máscaras invisibles

para no dar señal alguna de mi amargura.

¡Qué irónica la vida!

Productos de anonimato,

basura de alcantarilla.

Ya perdí la cordura de mis letras,

los latidos se hacen más pausados,

como el tic tac de mi reloj…

Es la hora de la venganza,

es el momento

para que me de igual todo entorno,

la indiferencia de cinco segundos que me hacen sentir tan libre

que podría escapar y no decir nada a nadie…

La gente normal se podría morir, dijo la voz de mi interior,

pero entonces tú serias el único hijo de puta con vida.

Así que mejor se mueran los de tu especie.

 

Anuncios