Halla tu eje

La meditación no tiene una finalidad, uno no medita para comprender algo, para hallar paz o encontrar una respuesta.

La meditación es estar atento al movimiento de la vida misma. Meditar es poder ver, escuchar, sentir y oler al mismo tiempo, es desaparecer y formar parte de todo.

Lo más complicado es dejar atrás toda la memoria, las vivencias pasadas, los pensamientos, porque cuando voluntariamente quieres acallar todo eso, das vida a un esfuerzo que genera resistencia.

Hay que dejar fluir cada pensamiento, cada recuerdo, cada sentimiento, como si fuera una gota de lluvia que cae en un estanque. Al principio esa gota hace un pequeño ruido, una gran onda se esparce en el agua y poco a poco esa onda se diluye y todo queda en silencio.

Si hay demasiados pensamientos es como miles de gotas que no dejan de golpear las aguas del estanque y éste se inquieta permaneciendo en un estado de alteración.

En la meditación la comparación no existe, y lo que hay es el hecho desnudo.

Anuncios